Asura’s Wrath: Primer Vistazo

Asura's Wrath

QTE puedo decir,Capcom. Tu antes molabas.

Hace un par de semanas que la demo de Asura’s Wrath (“La Ira de Asura”) está disponible en el Bazar de XBOX Live para los pringados que pagamos 60€ (o alguno menos) por jugar online, o como a ellos les gusta llamarnos, Suscriptores GOLD. A pesar de que la premisa del nuevo juego de Capcom y Cyberconnect2 no era muy original (un dios traicionado por los suyos jura venganza en forma de pateo masivo de culos), lo cierto es que los vídeos que desde Capcom nos habían presentado hasta entonces, llamaron mi atención. La espectacularidad de su apartado gráfico (muy cercano al “cell-shading”) y las altas dosis de acción que prometía (servidor de ustedes es uno de esos jugones a los que les encantan los juegos “machacateclas”) fueron mas que suficiente para animarme a descargar dicha demo. Craso error.

Lo primero que encontramos en el inicio de la demo es un cartel que nos informa que la demostración es de un producto no acabado y que su aspecto podría variar en la versión final. Mala señal, según mi experiencia.

Traducción Compañiadevideojuegosense – Español

Estos carteles vienen a decir que durante el juego pueden aparecer pequeños problemas con el apartado gráfico o determinados aspectos de la jugabilidad del título. No suelen anunciar cambios grandes en el desarrollo del mismo, y desde luego, no en los aspectos básicos de las mecánicas de juego. Tampoco dicen que, en un porcentaje de probabilidad del 70%, una vez el juego salga a la calle (y se hayan pagado los € de rigor), este siga presentando problemas gráficos o de jugabilidad, y haya que parchearlo una o mas veces.

Continuemos. Una vez llegado al menú de la demo, encontramos dos escenarios jugables, “Victoria vacua” y “La lección final”. El primero comienza enfrentándonos un enemigo gigante que nos informa de que los dioses retienen a tu hija (uh, oh, ahora entiendo que Asura esté cabreado), y que gracias a ella obtienen un enorme poder. ¡Es la hora de las tortas! La espectacular introducción acaba con Asura siendo lanzado a una enorme distancia por nuestro titánico enemigo y la acción comienza…¡con un QTE!

Diccionario Jugón-Español, página 123: QTE (Quick Time Event)

Un QTE, según la RAVE (Real Academia del Videojuego Estúpido) se define como una molesta forma de interrumpir la acción de un videojuego con un momento que rompe con la intensidad de lo que estabas haciendo. En situaciones de QTE, para jugarte una vida, una parte de la energía de tu personaje, o la resolución de una batalla con un jefe final, no es necesaria la habilidad para combinar ataques, saltos, técnicas o golpes especiales, sino la de presionar una secuencia de botones (a veces solo un botón, para hacerlo mas estúpido si cabe) en un orden aleatorio a la velocidad suficiente para que no se te acabe el tiempo. Es como jugar al Guitar Hero, pero para idiotas. También, desde el punto de vista del jugón, se define como ir a folgar con una moza de buen ver con aspecto de modelo para, en el momento del destape, descubrir que sus pies cantan como Camarón, Chiquetete y Pavarotti juntos, y tiene las uñas negras y pochas. Jugonas, pensad en un tío que está bueno y se deja los calcetines puestos para frungir, o algo en plan muy desagradable. A mi es que ahora no se me ocurre.

Asura's Wrath
Imagen de un jugador de Asura’s Wrath con el kit de manos necesario para ejecutar un QTE

No, ¡no!, ¡¡¡nooooooooooo!!! ¿Por qué? ¿Por qué un QTE? De verdad, ¿qué necesidad hay de convertir un momento épico en una partida al Dance Dance Supernova? En fin, pues nada, continuamos después de la animación que aparece si ejecutas el movimiento bien. Una vez recuperados de la ostieja contra el suelo, comienza una fase de combate en la que, en una perspectiva en tercera persona, nuestro héroe corre hacia el enemigo disparando bolas de fuego y esquivando las que este nos lanza a nosotros. La mecánica es sencilla, podemos movernos a izquierda y derecha mientras controlamos un punto de mira que bloquea objetivos a los que podemos disparar después. Un poco al estilo de “After Burner Climax”. A medida que acertamos varios disparos, un indicador de ira se va llenando hasta que nos avisa de que podemos lanzar un ataque especial. Esta fase viene a durar unos 20 segundos hasta que alcanzamos a nuestro oponente y… ¿adivináis? ¡Si!, mas QTEs, a razón de uno para saltar sobre el rival, tres mas para escalar piedras hasta alcanzar su cabeza, y si no fallamos, otro para el salto final, otro para activar el ataque de Ira especial, y otros dos para intentar un ataque final. Tenemos un total de ¡8! Eventos rápidos para…fallar, que nos estampen en el suelo, y tener que tirar otra vez de QTEs para liberarnos de morir aplastados. Por medio, algunas espectaculares animaciones. Una vez que nos liberamos parece que, ahora sí, la acción comienza. Y es cuando las malas vibraciones acumuladas hasta este momento, dan paso al momento chungo de verdad. Aparece una nave gigantesca (con un mas que sospechoso parecido a un Destructor Estelar Imperial de STAR WARS) que comienza a dispararnos (y cuyos misiles podemos esquivar con un QTE, claro). Aquí la dinámica es idéntica a cuando atacábamos al titán, pero ahora, para molestar, por nuestros lados aparecen enemigos que nos atacan y entonces en vez de disparar al frente, podemos disparar a los lados, acabar con los enemigos y seguir atacando la nave. Cuando nuestra barra de Ira esté cargada, podremos usar un (a ver, los espabilados de la clase ¿un qué?) para destruirla. Luego, otra batalla contra nuestro amigo con problemas serios de gigantismo, mas QTEs y, al fin, la victoria. ¿Final? ¡No!, en un alarde de originalidad narrativa, el enemigo derrotado intenta ahora mostrarnos “su verdadero poder y forma” por la novedosa (y nunca vista, si no has tenido infancia, o si no has visto alguna vez “Power Rangers”) de…volverse gigantesco. Ya era gordo y grande, pero ahora es más grande que el planeta (¿He oído “Galactus” ahí al fondo?) y mas poderoso que…en fin, que al final de otra masiva oleada de QTEs, animaciones chorras (no faltan los inevitables flashbacks que hay en toda historia de traición y venganza) y música épica, habremos derrotado definitivamente al bicho. Sobre la segunda fase jugable de la demo, no voy a extenderme mucho, porque viene a ser un poco mas de lo mismo, y lo más destacable de ella, es la Sinfonía del Nuevo Mundo, de Dvorak, sonando de fondo.

Asura's Wrath
¡¡BWAHAHAHAHA!! ¡Ahora te mostraré mi verdadero poder y...! ... y… bueno, ya sabes, eso.

Esto es en lo referente a las misiones en sí. Como podéis ver, no me han gustado pero ni un pelo. Donde el juego no falla, es en el aspecto visual y de ambientación. Unos gráficos muy muy potentes generados con el motor gráfico Unreal Engine 3,  que rayan a un nivel espectacular, y que harán las delicias de los que miran más el aspecto de un juego que su desarrollo. La ambientación “anime” del juego también es digna de mencionar. Y digo “anime” porque cuenta con dos elementos totalmente imprescindibles del género: Uno es esa interrupción para la publicidad del capítulo a mitad del mismo, con entrada y salida con una misma cortinilla. El otro, el famoso cartel de “continuará” al final de cada misión. Y no sólo son estos dos aspectos, el diseño de personajes podría pertenecer a cualquier serie anime de nueva generación.

Asura's Wrath
Un solo QTE mas, uno solo, y te juro que…

Por su parte, la banda sonora aporta mucho a la ambientación del juego. Las pistas de Asura’s Wrath parece que estarán compuestas por piezas de música clásica (con incursiones mas “contemporáneas”, como la antes mencionada de Dvorak), y no desentonan con lo mostrado en pantalla (no tanto como los fatales QTE). Aún habrá que esperar a que el juego salga a la venta para ver que tal encajan esas piezas en el desarrollo de la aventura, pero lo visto en la demo, no es desde luego desesperanzador.

En fin, hora de dar mi sello de aprobación o no a Asura’s Wrath. Y me temo que no me voy a estrenar en este blog concediéndolo. El juego tiene un aspecto visual impecable, una extraordinaria banda sonora, y parece que la historia, aún arquetípica (la demo nos deja ver un malvado clásico de los videojuegos y el enfrentamiento con nuestro antiguo maestro) tiene pinta de ser entretenida y digerible. Pero claro, falla lo esencial, la jugabilidad. Y un juego sin jugabilidad es como un conejo al ajillo, sin ajillo. Así que sólo se lo recomiendo a aquellos jugones que quieran ver una serie de anime pseudointeractiva con algunas escenas de acción en las que podrán jugar al “Divinity Hero: QTEing Harder”. Una lástima que nos llega de la mano de una compañía que parece estar empeñada en decepcionarnos título tras título, aunque este no sea directamente suyo sino de los chicos de CyberConnect2.

En fin. lo dicho, Capcom: Que Te Esmeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s